Cuarentena parcial en el Gran Valparaíso

Por Ignacio Aravena, Colaborador de P!ensa

Master of Urban Planning NYU

El Gran Valparaíso es una conurbación urbana, la cual se define por diversas interacciones a lo largo de sus comunas. Lo anterior trae una serie de beneficios asociados al crecimiento y bienestar producto de las oportunidades laborales y del intercambio de bienes y servicios. Sin embargo, esto también implica que, aunque se trate de distintas municipalidades, la conurbación debe considerarse como una unidad al momento de definir políticas que afecten las dinámicas territoriales.

Como lo han mostrado algunas investigaciones, las dinámicas laborales y la configuración de los centros de trabajo hacen que la movilidad laboral sea alta en la zona, convergiendo principalmente a los centros de Valparaíso y Viña del Mar. Ello se sustenta por el desarrollo de infraestructura que permite conectar por autopistas, microbuses y metro tren zonas extremas como Valparaíso, Viña del Mar, Concón y Villa Alemana. Cabe destacar que el uso de medios masivos de transporte público aumenta en zonas periféricas y de menores ingresos, lo que supone un mayor riesgo ante el escenario actual.

La movilidad se ve afectada también por la dinámica de los proyectos habitacionales en los últimos años. Por lo general, los proyectos de integración social y de viviendas subsidiadas se están emplazando en sectores como Placilla, Belloto y Villa Alemana, los que están alejados de los centros comerciales de Viña del Mar y Valparaíso. Estas zonas tienden a ser ciudades dormitorio, producto que la oferta habitacional es superior a la de infraestructura e industria, generando incentivos para que las personas deban moverse de sus comunas para efectuar una serie de actividades relacionadas con trabajo, educación y comercio, entre otras.

Estas relaciones de conectividad son relevantes al momento de discutir estrategias frente a la pandemia producto que, como en toda conurbación, la movilidad entre comunas es fuerte. Sin embargo, esto puede observarse en otras tendencias también, como en el ritmo ecualizado en el crecimiento de las tasas de contagios para cada comuna, el cual presenta similares patrones en el tiempo.

Si bien, en la última semana los nuevos contagios han disminuido a nivel nacional, el mismo Ministro de Salud destacó que las tendencias en regiones siguen siendo altas, lo cual invita a revisar y reformular estrategias para enfrentar la pandemia. Con una cuarentena parcial en el Gran Valparaíso, y una nueva en Quillota, cabe preguntarse si se debería sumar la zona interior de la conurbación. Los patrones de movilidad indican que, al menos, debería examinarse la medida.

* Publicada en El Mercurio de Valparaíso el 2 de julio de 2020