Por cuarto año consecutivo la Fundación P!ensa con la colaboración de iF Valparaíso 3ie y del Departamento de liderazgo de la Universidad Adolfo Ibañez convocan a jóvenes de la región con la intención de reconocer y visibilizar a 20 jóvenes líderes que están provocando cambios o aportando al desarrollo local, destacándose en ámbitos como la ciencia, el arte, el deporte, la política, el voluntariado, la educación, los movimientos sociales, la cultura, la economía, la salud, el emprendimiento y la innovación.

Dentro de los objetivos de esta iniciativa del área de Formación de la Fundación P!ensa cabe destacar el potenciar ideas, proyectos y capacidades de quienes han sido reconocidos como jóvenes líderes de la región de Valparaíso y generar un espacio de conexión y proyección que brinde a todos los premiados la oportunidad de conocerse mejor, conectarse y generar oportunidades para aportar valor a la región desde distintos ámbitos. De acuerdo a la última Encuesta Nacional de Juventud realizada el 2015 por el INJUV, un 60% de la población joven -entre 15 y 29 años- de la región declara que nunca ha tenido alguna idea para mejorar la comunidad. Lo anterior es preocupante si consideramos la importancia de que las personas que conforman la región aumenten su involucramiento y participación en los problemas del territorio, asumiendo el liderazgo y la responsabilidad en la construcción de las soluciones. Del 37,3% de los jóvenes de la región que ha tenido alguna vez una idea para mejorar la vida de la gente de su comunidad -cifra por lo menos superior al porcentaje nacional de 29,1%-, no todos pasan de la idea a la acción. Pese a ello, son muchos los que sí participan activamente en proyectos e iniciativas que generan impacto local. Incluso se estima que cerca de un 10% de los que participan en alguna organización asumen responsabilidades como dirigente o posiciones de liderazgo.

En P!ensa creemos que es fundamental que los actores locales se empoderen y comprometan con los desafíos que enfrenta la región en miras al bien común y al desarrollo sostenible para tener una mejor calidad de vida. Estamos muy distantes de los niveles deseados de participación y entendemos que se trata de un proceso de largo plazo que requiere un profundo cambio cultural. Por eso es que apostamos por los jóvenes como principales agentes de cambio de las dinámicas sociales necesarias para acercarnos al desarrollo.