Protagonismo ambiental

Maximiliano Duarte
Investigador 

El entusiasmo que ha generado la protección del medioambiente en las nuevas generaciones, devenido en el ascenso fulminante de su activista más mediática, Greta Thunberg, ha supuesto un cambio en el panorama político que hace algunos meses era impensable.

Sin ir más lejos, el Presidente Sebastián Piñera parece haber encontrado en el desarrollo sustentable el remedio a la falta de relato de su segundo periodo presidencial. Su intervención ante la Asamblea General de la ONU, en la cual enfatizó la compatibilidad entre el crecimiento económico y la protección del medioambiente, unido al compromiso manifestado de que Chile sea el primer país en vías de desarrollo en ser carbono neutral para el año 2050, son hitos que le han permitido posicionarse como un referente en la lucha contra el cambio climático. Con el tiempo sabremos si las declaraciones de las últimas semanas se traducen en acciones contundentes -como el rumoreado cierre de la fundición Ventanas-, pero de lo que no hay duda es que el Presidente es consciente de que la historia ha reservado un lugar especial para aquellos que lideren la resistencia contra la crisis ambiental.

Por su parte, y raíz de la magnitud del fenómeno «Greta», los distintos sectores políticos han comenzado a trabajar para destacar en materia de sustentabilidad. Así, la preocupación por el tema parece recorrer transversalmente todo el espectro político, tentando incluso a los sectores económicos más conservadores que históricamente han visto con cierto escepticismo la gravedad de la situación.

Ahora bien, si analizamos el horizonte político podemos aventurarnos en afirmar que la disposición de los partidos a apropiarse de esta bandera también tiene una razón pragmática. El movimiento ambiental ha logrado despertar el interés de aquellos electores que usualmente no acuden a las urnas, me refiero al grupo de jóvenes entre 18 y 30 años que, de acuerdo a estadísticas del Servel, presentó un grado de abstención de voto superior al 60% en las últimas elecciones. Por lo mismo, es probable que aquel sector que despunte con su propuesta ambiental atraiga nuevos adherentes que no se sienten representados por las causas políticas más tradicionales.

Así las cosas, es de esperar que el voto verde sea determinante en los próximos comicios, especialmente en lo que dice relación con la inédita elección de gobernadores regionales del próximo año. De acuerdo a la ley, los candidatos al cargo deberán presentar, junto a su inscripción de candidatura, un programa de los proyectos que pretenden impulsar en la región durante su gestión. Por estos motivos, y considerando que esta zona se ha visto fuertemente perjudicada a raíz de los últimos episodios de contaminación, no sería extraño que el factor ambiental sea el gran protagonista en las propuestas de los aspirantes al sillón regional.

*Publicada en El Mercurio de Valparaíso el 17 de octubre de 2019.