Mirada Local: un primer paso

Por Ignacio Aravena, colaborador P!ensa

Master of Urban Planning NYU

Como mencionó Sergio Baeriswyl, presidente del Consejo Nacional de Desarrollo Urbano, los desafíos en la región son grandes, destacando temas en vivienda y acceso a servicios urbanos. La creación de un Consejo de Desarrollo Urbano Regional es una buena noticia que permitirá avanzar en temas de descentralización, donde el conocimiento local será clave. No obstante, esto puede verse entrampado por malas gestiones locales.

Al analizar el Sistema de Indicadores y Estándares de Desarrollo Urbano (SIEDU) se aprecia que, tanto Valparaíso como Viña del Mar, tienen bajo acceso a equipamiento público como plazas; similarmente, en temas de vivienda se destacan altos índices de segregación y porcentajes de hogares vulnerables. Lamentablemente, la distribución espacial de estos indicadores muestra aún más diferencias, dado que la mayoría de las áreas verdes están en zonas céntricas y los hogares vulnerables se concentran en la periferia y con bajo acceso a infraestructura.

La gestión local es relevante para responder a estos desafíos; no sólo atrayendo proyectos que beneficien a sus habitantes, sino que también diseñando planes a largo plazo que fomenten la equidad e inclusión. Como indican algunas investigaciones, la equidad territorial está correlacionada con la disponibilidad de recursos y con la capacidad de los gobiernos locales para gestionar soluciones. Una consecuencia de ello es que el acceso a beneficios urbanos es sensible a una mala gestión de sus líderes, comprometiendo directamente a las familias más vulnerables del territorio.

Un ejemplo de lo anterior es que, a pesar de ser la región con la mayor cantidad de campamentos, Valparaíso y Viña del Mar capturaron menos del 15% de los proyectos de integración adjudicados desde 2016 a la fecha. Además, estos proyectos se emplazan en zonas periféricas y con bajo desarrollo urbano, afectando no sólo a los índices mencionados, sino que también a sus habitantes y sus chances de movilidad económica en el tiempo.

El contar con una mirada local es un buen primer paso que permitirá un diagnóstico y soluciones más certeras, en concordancia con la realidad local y yendo más allá de datos generales. Ello también impondrá mayores responsabilidades a nuestras autoridades, las que no pueden seguir con discursos populistas y separatistas. Por lo tanto, el trabajo coordinado de alcaldes con otros agentes será aún más importante por todo lo que hay en juego. Esperemos estén a la altura.

*Publicada por El Mercurio de Valparaíso el 11 de septiembre de 2020