Primarias de alcaldes de Valparaíso: ¿y ahora qué?

Por Gonzalo García Cañete

Investigador de Fundación P!ensa

Durante el día de ayer, se realizaron las primarias para las elecciones de alcaldes y gobernadores regionales. Un evento democrático que invita a la ciudadanía a elegir quién representará al bloque político en las futuras elecciones de estas autoridades, en abril 2021.

Últimamente, una de las demandas más escuchadas es la de mayor participación. Pues bien, esta no se vio reflejada durante la jornada, de hecho, algunas mesas ni siquiera lograron constituirse, lo que por supuesto preocupa y se transforma en un desafío pendiente para el Estado. ¿Cómo incentivar la participación en estas instancias? Si ésta se lograra aumentar podría afianzar la participación democrática de nuestro país.

Ahora bien, enfoquémonos en los resultados de esta primaria de nuestra ciudad puerto. El bloque de derecha tenía tres candidatos en competencia: Leonardo Contreras de Renovación Nacional, María de los Ángeles Riveros de Evópoli y el renunciado concejal de la Unión Demócrata Independiente Carlos Bannen.

Los resultados fueron cerrados, en una pelea voto a voto entre Bannen y Riveros, el primero se impuso por solo 31 sufragios. Es interesante esta deliberación para la futura elección de alcaldes por dos motivos: 1) Nuevamente es un candidato de la UDI la principal carta alcaldicia del bloque Chile Vamos y 2) Es posible que se repita lo sucedido en la comuna de Providencia, en lo que podría ser el debut y despedida de Jorge Sharp, tal cual le sucedió en otro momento a Josefina Errazuriz con Evelyn Matthei.

Si la lógica de la primaria se cumple -es decir que los candidatos que perdieron apoyen al ganador- es posible que Carlos Bannen sea capaz de ganar la contienda alcaldicia. Sin embargo, para que lo anterior se cumpla, uno de los primeros desafíos es elaborar un plan de gobernanza local que saque las mejores ideas que quedaron en el camino y que las plasme en su plan de gobierno, haciéndolas propias.

Por otra parte, otro de los desafíos que tendrá es el de rehacer los puentes desarticulados en estos últimos años y, de esta manera, reestablecer las confianzas que se han perdido. El puerto está herido y su gente está ansiosa de votar por alguien que tenga visión de futuro y un liderazgo sin precedentes que sepa querer y cuidar a este patrimonio de la humanidad.

Solo así, Bannen, podría tener una chance real de gobernar Valparaíso para los porteños y porteñas,  dejando de lado, de una vez por todas, las famosas malas prácticas que han hecho de esta ciudad un problema sin solución. ¿Será capaz? Solo el tiempo lo dirá.

*Publicada por El Mercurio de Valparaíso el 30 de noviembre de 2020